Realización de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas

SCI dispone de una Instalación Radiactiva de Segunda Categoría autorizada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la cual es inspeccionada periódicamente por dicho organismo.

La Instalación Radiactiva de SCI dispone de autorización para la realización de, entre otras actividades, Pruebas de Hermeticidad de Fuentes Radiactivas Encapsuladas y Verificación de Equipos de Medida de Radiación.

Nuestro servicio de realización de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas tiene como objetivo realizar dichas pruebas para prevenir posibles riesgos de contaminación, externas e internas, que puede derivarse de una falta de hermeticidad de las mismas.

Expertos en realización de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas

Como hemos mencionado en anteriores líneas, las pruebas de hermeticidad tienen como objetivo detectar fuentes radiactivas encapsuladas que por desgaste, utilización excesiva o envejecimiento han perdido su hermeticidad.  Estas pruebas sirven para tomar medidas que garanticen la seguridad de personas, zonas u objetos.

Estas pruebas deben llevarse a cabo por entidades que dispongan de un equipo de profesionales cualificados y de medios técnicos necesarios. Los profesionales encargados de realizar estas pruebas deben contar con formación adecuada en materia de protección radiológica. Además, el personal debe estar capacitado para identificar y minimizar una posible contaminación potencial.

¿Con qué frecuencia se debe realizar las pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas?

La periodicidad con la que se debe realizar las pruebas de hermeticidad de las fuentes radioactivas vienen establecidos en el artículo 8 a del Real Decreto 229/2006. Según el real decreto estas pruebas deben realizarse en intervalos periódicos no superiores a un año y siempre que se produzca cualquier tipo de incidente que puede afectar a la integridad de la fuente.

Siempre que se tenga la mínima sospecha de que las fuentes han podido estar dañadas o deterioradas, así como tras cualquier incidente que puede afectar a la integridad de las fuentes radiactivas encapsuladas, se debe realizar una prueba de hermeticidad.

En aquellos casos, en los que las fuentes encapsuladas han llegado a su vida útil recomendada por el fabricante, es aconsejable aumentar la periodicidad de los ensayos.

Métodos de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas

Existen diversos métodos de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas. A continuación, vamos a detallar los métodos de prueba que más se emplean:

  • Inspección Visual: antes de realizar la prueba de hermeticidad se debe realizar una primera inspección visual de la fuente encapsulada. El objetivo principal de esta primera inspección es identificar posibles corrosiones y defectos mecánicos. Si la fuente encapsulada se encuentra en el interior de equipos o dispositivos, se realiza la inspección de los elementos que sirven para proteger la fuente.
  • Prueba de frotis: consiste en tomar una muestra frotando cuidadosamente la superficie de la fuente con un material absorbente. La prueba de frotis se puede realizar bien por vía húmeda o por vía seca. La vía seca es la menos eficaz, por lo que solo se realiza cuando las características de las fuentes encapsuladas no sea aconsejable realizar por vía húmeda.
  • Prueba de inmersión: esta prueba consiste en, como su propio nombre indica, en sumergir la fuente radiactiva durante un período de tiempo en un líquido apropiado como, por ejemplo, agua destilada o una mezcla de alcohol y agua destilada al 50%.

Tras realizar las pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas y una vez obtenidos los resultados, la entidad encargada de realizar dichas pruebas deberá emitir un certificado. Este certificado deberá informar sobre las propiedades de la fuente radiactiva, el método de muestreo, las conclusiones del estudio, y, las acciones que debe llevar el propietario de la fuente.

SCI Control & Inspección expertos en realización de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas

Si desea que nuestros profesionales sean los encargados de realizar las pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas, no dude en contactar con nosotros.

Si quiere conocer más información acerca de nuestros servicios, puede contactarnos por teléfono (+34 91 884 43 93 / +34 902 888 831) o bien a través de correo electrónico (sci@scisa.es), como le resulte más cómodo. Del mismo modo que le ofrecemos la posibilidad de visitarnos personalmente en nuestras delegaciones de España, Chile, México, Francia y Estados Unidos.

Realización de pruebas de hermeticidad de fuentes radiactivas encapsuladas
autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

borrar formularioEnviar